jueves, 9 de abril de 2015

En México existe tortura y desapariciones forzadas generalizadas



Alberto Pulido A.

Hace unos días el gobierno de Enrique Peña Nieto se escandalizó tras las declaraciones del relator especial de la ONU, Juan Méndez, en el sentido de que en nuestro país es “generalizado el uso de la tortura”; y esa declaración la dio el funcionario internacional tras conocerse los resultados bien sustentados de solo 107 casos que analizó. Mas el relator fue presionado por el gobierno para que únicamente se refiriera solo a 14 casos y que de paso retirara el calificativo de tortura generalizada.
            Desde el inicio de su mandato, el gobierno de Peña ha sido muy sensible al escrutinio y más a las críticas internacionales, ya que desde esas instancias se han filtrado numerosos casos vinculados a violaciones graves a los derechos humanos fundamentales, a casos de torturas, ejecuciones sumarias y desapariciones forzadas. Por este último punto, que se ha documentado a detalle, el gobierno podría ser calificado como responsable  de la ejecución de delitos de lesa humanidad. Y así es, ya que la tortura en México no es utilizada por entes aislados, sino que se encuentra fuera de control y por ese motivo es frecuente, su uso es ya un recurso habitual.


 Y en el caso de las desapariciones forzadas, que también son generalizadas en México, según expertos que lo han manifestado, es difícil cuantificarlas, ya muchas de estas no se reconocen y la mayoría de los que las ejecutan rayan en la impunidad.
            Lo que me queda claro es que el gobierno de Peña Nieto ha sido uno de los gobiernos mexicanos mas cuestionados, no solo por la violación de derechos humanos, sino por ser una instancia que no ha cumplido con otorgar bienestar a los mexicanos. También lo es para el caso de la economía de la nación, la cual el gobierno federal no ha reconocido que se encuentra muy mal y por el contrario ha estado utilizando una serie de mentiras para mostrar una imagen del país que no es, con el fin de poner una cara pulcra al exterior y así lograr atraer inversiones, las que por cierto no llegan, debido a incertidumbres y desconfianzas.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada